domingo, 08 de marzo de 2009

En la penumbra, el llora por una historia

tan trágica y silenciosa, ya olvidada en la memoria

del mundo que le vio caer en las sombras,

del mundo que fingió no ver, del mundo que tanto odia.

 

Ya nada puede darle a su corazón alegría.

La devoción por la muerte, ahora controla su vida.

La sangre del niño muerto, es el sabor que tiene la brisa,

es el crimen que destruyo sus sueños, y su razón guía.

 

            Y yo en la oscuridad veo

            Una luz tan tenue y tímida, durmiendo tan solitaria,

            una vida tan gris y fría, dada únicamente a la venganza.

 

El horror de los gritos, muriendo en el viento helado

le despierta de su sueño. Y la nieve testiga de su doliente llanto

es teñida con el acero sangriento de las espadas, que cruel y craso

destruye su familia y terminan su vida. Y en la noche solitario

 

grita impotencia y rabia en la montaña. Para él, ya no habrá un mañana.

La luz de su mirada muere por siempre, También fue  parte de la matanza.

En el pueblo a veces se le ve siempre en luto. Con una sola esperanza,

con un solo propósito, con un solo futuro: El deseo de venganza.

 

            Y yo en la oscuridad veo

            Una luz que tenue y tímida desaparece en la nada,

            una vida que gris y fría deja un solo rastro a su amada,

            Este pergamino, que contienen mis últimas palabras:

 

Espera por mí en la montaña. Vela por mí en los vientos.

Espera por mí en la tierra donde mueren los sueños.

Llegara aquel día en donde encuentre vengarme. Le esperare mudo.

Llegara aquel día en donde mi corazón descanse.

Cada aliento de mi vida siempre fue Tuyo



Tags: Guerra, Venganza, Invierno.

Publicado por xnolx @ 20:34  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios